Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Incesto’ Category

 Los pájaros cantan afuera. Una motocicleta gime por una colina cercana. Y en una pequeña habitación, cálida, llena de libros y dibujos enmarcados, una mujer joven, a la que llamamos María, se limpia las lágrimas con un pañuelo de papel mientras se prepara para contar cómo los traficantes sexuales destrozaron su vida. “Tenía 15 años cuando me reclutaron,” explica. “Necesitaba trabajar porque mi padre tenía un problema pulmonar y teníamos que conseguir dinero para que le trataran en un hospital”, recuerda. Una persona en su provincia le aseguró que le encontraría un trabajo en Manila. “Pensé que iba a trabajar como lavaplatos en un restaurante, pero cuando llegué allí me di cuenta de que era una ‘casa’.” ‘Casa’ es una palabra clave para burdel en las Filipinas.

130514153854-freedom-fighters-victims-story-top

Muchas jóvenes son víctimas de los traficantes de personas. A menudo dejan sus hogares y aldeas en los pueblos, en busca de oportunidades para apoyar a sus familias.Los traficantes son expertos en convencerlas para que viajen con ellos.

“Viajé a través de las islas. Tardé 24 horas en llegar a Manila. Cuando llegué, me encontré con 16 niñas encerradas en el mismo lugar, un cuarto muy pequeño. Algunos apenas llegaban a los 13 años”, relata. María estaba atrapado y le obligaron a tener relaciones sexuales con varios hombres extranjeros y filipinos.

A pesar de que apenas llevaba allí unas semanas cuando la policía filipina allanó el apartamento y la liberara con el resto de mujeres, el daño ya estaba hecho.

Maria veía cada día a 13 clientes. Sus captores la obligaron a engañarles diciéndoles que ella era virgen, para exigir precios más altos. “Nos obligaban a impregnar una bola de algodón con sangre de paloma y a metérnosla en nuestra vagina”, dice ella. Esta extravagante práctica no es inusual. En algunas partes de Asia, los grupos de lucha contra la trata de personas han encontrado que muchos hombres creen que tener sexo con una virgen puede curar el VIH / SIDA.

Los trabajadores sociales dicen que ha llevado a una tendencia preocupante, con consecuencias trágicas para las víctimas de la trata de personas. UNICEF estima que hasta 100.000 niños trabajan en el comercio ilegal del sexo en Filipinas.

Además, muchas mujeres se ven obligadas a prostituirse, más allá de las circunstancias económicas, por temor a la violencia contra ellos o sus familias, si intentan huir.

Durante el rodaje del documental Proyecto Libertad CNN, entrevistamos a tres niñas, cuya historia fue tan profunda y angustiante, que me hizo llorar, la única vez en mis 15 años de carrera.

La entrevista comenzó con normalidad, con las chicas cantando en el micrófono y hablándonos sobre los dibujos animados de Tom y Jerry. Parecían las típicas chicas de 12 años de edad, pero lo que nos contaron sobre lo que habían pasado, me dejaron parada en seco.

“El trauma es realmente muy profundo”, dice Cecilia Flores-Oebanda, directora de la Fundación Visayan Forum, una organización que atiende a niñas rescatadas. “Se despiertan en medio de la noche gritando y llorando porque están aterradas al pensar que el traficante vendrá de nuevo. A veces una de ellas, de repente se enferma y vomita. Nuestra psicóloga nos dijo que es porque se acuerda de lo que le pidieron hacer a través de Internet”.

Una de las chicas explica: “En el café internet me dicen que me quite la ropa y luego me hacen bailar delante de la cámara lo que me avergüenza porque yo no estoy acostumbrado a estar desnuda así.. “.

A menudo, eso no era suficiente para que los clientes pagasen al otro lado de la sala de chat de sexo. Por 27 dólares a la hora, cualquiera podía decirle a las chicas lo que debían hacer, y un hombre detrás de la cámara se aseguraba de que lo hicieron.

Las chicas cuentan también lo que los hombres que vienen de la calle les obligaban a hacer en sus relaciones sexuales. En algunos casos involucrando hasta animales y en otros, pervertidos a los que les excitaba ver a las chicas sufriendo estos terribles abusos.

“A veces hemos tenido que orinar”, explica la niña en el centro. Su amiga de la derecha añade: “La orina se mezcla con el jugo como bebida”. Y añade: “Eso es lo que quiere el cliente americano. Él exige que cualquier persona que tenga ganas de orinar debe hacerlo, pero quiere que los hagamos frente a la cámara.”

Cuando les pregunto a estas niñas qué piensan los estadounidenses. Una dice bruscamente:”Estáis locos. Tienen que dejar de victimizar a las niñas como nosotras”.

La Fundación Foro Visayan, que trabaja en Filipinas desde 1991, dice que ha llegado a más de 70.000 víctimas o posibles víctimas de la trata de personas, y ha proporcionado servicios o ayudado a rescatar más de 15.000 víctimas.

“Los casos que manejamos en el Foro Visayan son siempre sobre la trata para la prostitución y la servidumbre doméstica”, dice Oebanda. “Ahora hay un nuevo fenómeno de la trata con fines de cibersexo. Observamos que [las víctimas] son ​​cada vez más jóvenes.”

Durante el rodaje, fuimos testigos de varias redadas llevadas a cabo por el Consejo Interinstitucional contra la Trata de Filipinas, denominadas comúnmente como IACAT.

En udna de esas incursiones participan dos presuntos traficantes y cuatro niñas adolescentes que llegan a Manila a bordo de un ferry de pasajeros. Oficiales de policía de la Guardia Costera y el puerto de Manila interceptaron al grupo antes de que pudieran desembarcar.

“Una de las niñas tiene unos 15 años de edad y la otro, 16 o 17 años, por lo que se las considera víctimas de la trata de personas”, dice Oebanda.

Le dijeron a los trabajadores sociales que se dirigían a una ciudad al norte de Manila, donde el traficante tenía previsto un show de cibersexo en una guarida donde se prostituyen.

Oebanda y los abogados del Departamento de Justicia de Filipinas presentaron cargos contra los dos sospechosos, aunque se dieron cuenta de que podrían pasar años antes de que terminase el juicio.

Los nuevos casos como estos son siempre doloroso para María, cuyos intentos de abrazar una nueva vida le fueron cruelmente arrebatados. En marzo de este año, ella murió durante las complicaciones sufridas al dar a luz a su segundo hijo, según contaron a CNN los trabajadores sociales.

Una de las últimas cosas que María dijo a CNN fue un mensaje para advertir a las demás. “Por favor, que no crean todas las promesas que les hacen, sobre todo de la gente que no conocen, porque pueden ocurrirte un montón de cosas terribles si te vas con ellos”.

 

* Manila, Filipinas (CNN), 18 Mayo 2013

Nota del Editor: Este artículo es parte de Los Luchadores, una serie de noticias de un largometraje que se estrena en CNN International TV el 17 de mayo y 18 en 1900; HKT 2200 CET, 2200 ET. El documental es el resultado de dos años de trabajo encubierto y de rodaje en Filipinas.

Anuncios

Read Full Post »

En Argentina causa conmoción el caso de un hombre acusado de haber violado durante más de 20 años a su hija, con quien habría engendrado siete niños.

Monstruo incesto ARgentina

El caso de Lucero ha generado comparaciones con el de Joseph Fritzl en Austria.
La noticia salió a la luz luego de que la presunta víctima denunciara a su padre, Armando Lucero, a quien los medios han apodado “El Chacal” o “El monstruo de Mendoza”, por la provincia del oeste del país de donde es originario.


El caso automáticamente generó comparaciones con la historia de Josef Fritzl, el austríaco condenado hace dos meses a cadena perpetua por haber encerrado y violado por más de dos décadas a su hija, con quien tuvo siete niños.

resize.php


Lucero, de 65 años, se negó a declarar este lunes tras ser detenido por las autoridades. Sin embargo, según la prensa local, en medio del acoso periodístico fuera del Palacio de Tribunales de Mendoza habría balbuceado: “Me arrepiento… me equivoqué en todo”.
El fiscal de la causa, Marcelo Gutiérrez del Barrio, informó que Lucero enfrenta cargos por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo en un número indeterminado de hechos”.

El funcionario dijo que ya fueron ordenadas las pruebas de ADN para determinar la paternidad de los hijos de la presunta víctima, Paola, de 35 años, quien -a diferencia del caso Fritzl- no habría sido privada de su libertad por su padre.
Las autoridades de la provincia de Mendoza, donde reside la familia Lucero, tomaron conocimiento del caso luego de que el hermano de la supuesta víctima acudió a la legislatura provincial, tras fracasar en sus intentos de denunciar a su padre ante la Justicia.

Según Gutiérrez del Barrio, se está investigando si dos hermanas de Paola también sufrieron abusos por parte del padre.
¿Encubrimiento?
Una de las cosas que más conmueve a la opinión pública es el papel que jugó la madre de la presunta víctima, una mujer de 56 años que trabaja como oficial de Justicia y comparte el hogar con su marido, su hija y sus siete nietos.
El abandono de la madre hacia su hija es una condición necesaria para que ocurra el incesto


El fiscal informó que la mujer declaró en la causa “como testigo”, pero no dio detalles de lo que dijo. Tampoco descartó que se investigue su posible complicidad en los hechos.
Pero más allá de lo judicial, muchos argentinos se mostraron horrorizados por la aparente pasividad de la mujer.
Según el psicólogo Jorge Tarela, que ha trabajado con casos de incesto, el papel de la madre es clave a la hora de entender este proceso.

“El abandono de la madre hacia su hija es una condición necesaria para que ocurra el incesto”, dijo Tarela a BBC Mundo.
Según el experto, en la mayoría de los casos las madres de las víctimas niegan la existencia del abuso y apoyan al victimario.
Terror

Muchos se preguntan por qué la presunta víctima no huyó de la casa de su padre o denunció a quien le hacía daño, si tenía libertad de movimiento.

“La persona abusada tiene terror”, explicó el licenciado Tarela. “Queda detenida, congelada, no puede hacer nada. Es un pánico inmovilizante”, describió.
También -dijo- es normal que exista un “contrato firme” entre los miembros de la familia para no divulgar lo que está ocurriendo en el seno del hogar.

Un caso similar sacudió a Colombia hace pocas semanas.
Sin embargo, el experto aclaró que lo común es que no exista una concepción de “víctima y victimario” en casos de incesto, ya que los involucrados lo toman como parte de su vida y no asumen ese tipo de papeles, que sí les da la sociedad.

En cuanto a los vecinos, Tarela consideró que es frecuente que la comunidad que rodea a esa familia observe un comportamiento poco normal, pero -si no hay violencia física- muchas veces “no le alcanza para hacer algo al respecto”.

“El incesto es mucho más común de lo que pensamos”, concluyó el especialista, que menciona algunas culturas en las que es aceptado que la figura paterna -ya sea el abuelo o el padre- “desflore” a las niñas de su familia.

Hace pocas semanas, un caso de este tipo sacudió a Colombia, donde el campesino Arcedio Álvarez fue acusado de haber embarazado en 14 oportunidades a su hija, Alba Nidia Álvarez, quien dio a luz a ocho hijos.

Incluso en Argentina hubo un caso similar hace sólo un año, cuando la Justicia condenó a Eleutario Soria, de 74 años, por abusar de su hija, con quien tuvo dos niños.


* Por Veronica Smink, BBC Mundo, Argentina

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: