Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 diciembre 2011

Víctimas o figuras mal vistas por la mirada pública: visiones extremas para calificar a las personas que ejercen esta actividad –legal en Suiza- donde subsisten zonas grises que dan cabida a la explotación.

Ejemplo de ello es el caso resuelto ante el Tribunal Penal Federal sobre trata de blancas de mujeres provenientes de Brasil a inicios de diciembre.

Los clientes también tienen la responsabilidad moral de denunciar abusos de derechos humanos en el sector de la prostitución.

Los clientes también tienen la responsabilidad moral de denunciar abusos de derechos humanos en el sector de la prostitución. (Keystone)

 

 

Un suizo de 60 años fue condenado a una pena de prisión de cuatro años y medio por varios cargos, entre ellos, trata de seres humanos.

El proxeneta, junto con otras personas, entre ellas varias brasileñas ya asentadas en Suiza, organizaba pasajes aéreos y pagos por adelantado para que supuestas turistas llegaran a Suiza y comenzarán así su labor en los burdeles helvéticos.

El principal acusado en el caso les confiscaba el pasaporte para evitar que volvieran a Brasil sin pagar las deudas contraídas en el proceso de reclutamiento, y de las que tuvieron conocimiento después de su arribo a Suiza (entre 10.000 y 15.000 francos suizos).

“Había mujeres encerradas en los burdeles, otras que controlaban, pero que en una primera etapa fueron también víctimas”, explica Doro Winkler, del Centro de apoyo a mujeres migrantes y víctimas de trata de mujeres (FIZ en sus siglas en alemán), y que desde 2007 acompañó a diez de las personas afectadas en este expediente.

 

Mujeres con derechos

FIZ saludó la decisión del Tribunal por las multas de hasta 33.000 francos suizos a nueve mujeres por daños, además de indemnizaciones por perjuicio moral de hasta 12.000 francos, ya que así “se ha reconocido parcialmente el sufrimiento y la explotación al que se expusieron”.

Las diez personas que acompaño el FIZ “tras haber tenido el valor de declarar, regresaron a su país en la misma situación de pobreza en la que antes se encontraban y con el trauma de la experiencia; querían volver a ver a sus hijos”.

Winkler observa avances en los esfuerzos para la defensa de las afectadas por la trata de blancas en Suiza. Señala, por ejemplo, que en otro caso más reciente unas mujeres húngaras obtuvieron de las autoridades helvéticas el permiso humanitario de estancia por correr peligro inminente si volvían a su país”.

 

Feminización de la pobreza

Así, entre la imagen de víctimas y de personas de mala reputación, las trabajadoras del sexo en Suiza –entre 14.000 y 20.000, según estimaciones- “son mayoritariamente inmigrantes, madres solteras, por lo que es evidente que carecen de un círculo social que las cobije en caso de dificultad, y que la decisión de ejercer esta actividad en uno de los países más ricos del  mundo tiene razones básicamente de índole económico. Tienen que dar de comer”, observa Winkler.

“A partir de la década de 1990 se incrementó considerablemente el número de trabajadoras del sexo migrantes y contribuyó a la prostitución no familiarizada con las condiciones del lugar”, subraya, por su parte, la socióloga Agnes Földhazi, quien dedicó su tesis doctoral al análisis de la construcción del mercado del sexo en Ginebra.

En esa ciudad como en otras del territorio helvético, el sector comercial sexual es alimentado “por mujeres del ex bloque soviético, de América Latina, del norte africano, aunque es un ámbito muy cambiante”, señala.

“La feminización de la migración es una estrategia de sobrevivencia; de la feminización de la pobreza”, indica al respecto Irma Nicasio, en su estudio ‘Cuatro Décadas de Migración Femenina’, donde observa el caso de las mujeres de República Dominicana.

Nicasio demuestra cómo la migración de estas mujeres hacia Europa -Suiza incluida- “es una estrategia de sobrevivencia para sí mismas y sus familias -con remesas mensuales de alrededor de 800 euros-, insertándose laboralmente en economías dominantes que sustentan políticas no inclusivas”.

 

Agnes Földhazi y Claudette Plumey son miembros de Aspasie.Agnes Földhazi y Claudette Plumey son miembros de Aspasie. (swissinfo)

Suiza, neoliberal

En ese sentido, Földhazi comenta que Suiza sigue un patrón neoreglamentista, mismo que considera a la prostitución como un mal necesario: “En Suiza, la vida de las personas que se prostituyen (migrantes) se inscribe en un régimen reglamentista neoliberal, caracterizado por una actitud pragmática focalizada en la salud pública”.

De acuerdo al análisis de Földhazi, de origen húngaro, existe una lectura que victimiza a las inmigrantes y que rechaza su capacidad de actuar, de elegir. Esta perspectiva, alimentada por un pánico moral focalizado en la trata de seres humanos, tendría por objetivo mantener a migrantes potenciales en su país de origen a nombre de su protección”.

Földhazi opina además que las bases internacionales en vigor en contra de la trata y el tráfico de personas “no corresponden a la realidad del terreno, puesto que los casos que se producen resultan mucho más complejos”.

Terminar con la estigmatización es la tarea principal para evitar espacios de explotación “porque en Suiza es legal la prostitución, lo condenable es el proxenetismo”, reitera Claudette Plumey, ella misma trabajadora del sexo y presidenta de la asociación Aspasie, que da voz a las mujeres que desarrollan esta profesión en la parte francófona de Suiza.

 

Los clientes: tema tabú

“Es básico diferenciar la prostitución del tráfico de mujeres, punto de partida para todo el trabajo de sensibilización a nivel político”, coincide Doro Winkler.

En cuanto a la actividad legal de la prostitución, “Suiza en este ámbito no se ha movido mucho en la última década, puesto que las leyes al respecto se centran en registros de prostitutas que nada tienen que ver con su protección o con mejoras en sus condiciones de trabajo.”

Winkler, en contacto con las trabajadoras del sexo desde hace más de 15 años, lamenta que solo se hable de ellas y no de los clientes. “Es un tabú, lo que me parece un problema profundo; no se habla de la demanda, la gente lo evita y prefiere restringir el tema a ‘sex and crime”.

 

* Patricia Islas, swissinfo,  (9 de diciembre de 2011)


PROSTITUCIÓN EN SUIZA

La prostitución es legal en Suiza desde 1942 si la persona es mayor de 16 años o tiene un permiso de estancia que permita ejercer una labor lucrativa.

Ginebra es el único cantón que en 2009 modificó el límite de edad a partir de 18 años, para ejercer la prostitución (ley en vigor desde mayo de 2010).

A nivel nacional, el Ejecutivo helvético firmó en junio de 2010 el Convenio Europeo para penalizar la prostitución de menores de edad.

En el terreno, personas adultas (mayores de 18 años) se ocupan de esta actividad, sobre todo mujeres extranjeras.

Las trabajadoras sexuales en Suiza son, sobre todo, migrantes de Europa del Este y de Latinoamérica.

Se calcula que unas 14.000 mujeres se dedican a esta actividad lucrativa.

350.000 personas (principalmente hombres) al menos una vez al año utilizan los servicios de la prostitución.

Los ingresos generados anualmente en el sector se calculan en torno a los 3.500 millones de francos suizos.

Las mujeres de países fuera de Europa que se prostituyen en Suiza se encuentran de modo ilegal en Suiza o tienen permiso de residencia o la nacionalidad por matrimonio con un ciudadano helvético.

Suiza también otorga los permisos de artistas de cabaret que permiten a una mujer extraeuropea venir a Suiza por 8 meses al año para hacer stripteases en cabarets, pero es ilegal que se prostituyan. No obstante, se habla de un secreto a voces el hecho de que también se prostituyen. por decisión propia o forzadas a hacerlo.

Anuncios

Read Full Post »

En los pasados dos meses, una serie de asesinatos de niños en Argentina ha conmocionado a la sociedad, que sigue con espanto los pormenores de la investigación de cada uno de la media docena de casos.

 Candela Rodríguez

(El caso Candela conmocionó a Argentina.)

Es difícil prender la televisión sin enterarse de alguna novedad sobre el “caso Nicole”, el “caso Tomás” o el “caso Gastón”, por nombrar a sólo tres de los brutales crímenes que han puesto el foco sobre la violencia contra los más chicos.

Los asesinatos no tienen relación entre sí y cada uno tiene un contexto propio, pero la criminóloga María Laura Quiñones Urquiza dijo a BBC Mundo que todos tienen algo en común: las víctimas fueron asesinadas “cuerpo a cuerpo” (por asfixia, golpes o cortes), es decir, sin el uso de armas de fuego.

Para la experta -una perfiladora criminal- esto revela que los agresores veían a esos niños como “cosas” sobre las que descargaron su violencia, aprovechando su supremacía física y la vulnerabilidad de los pequeños.

Otra característica en la mayoría de estos crímenes es que el asesino actuó por venganza contra los progenitores de las víctimas.

Esa es una de las principales teorías detrás del clic asesinato de Candela Sol Rodríguez, la niña de 11 años cuyo secuestro y muerte en agosto pasado dio pie a la seguidilla de infanticidios.

Al igual que en ese crimen, la muerte de Nicole Milagros Rodríguez, de 5 años, a comienzos de noviembre, también se atribuye a una “vendetta” contra el padre de la niña.

“Femicidios vinculados”

Pero más allá de esos dos casos, los especialistas aseguran que la mayoría de los infanticidios que se cometen por venganza contra los padres no son contra la figura paterna, sino contra la madre.

“Nosotros lo llamamos ‘femicidio vinculado’ ya que es una forma de violencia contra la mujer que se lleva a cabo indirectamente, a través de la figura del hijo”, dijo a BBC Mundo Fabiana Tuñez, coordinadora general de la Asociación Civil “La Casa del Encuentro”, que apoya a víctimas de abuso doméstico.

Según un informe del Observatorio de Femicidios –creado por el organismo en 2008 para monitorear los casos de abuso- en 2011 fueron asesinados 17 menores en Argentina con el objetivo de “castigar” a las madres.

¿Por qué se ataca a los niños en vez de a las mujeres?

“Porque es pegarles donde más les duele”, afirma Tuñez, una opinión con la que coincide la criminóloga Quiñones Urquiza.

El caso más famoso que aparentemente encuadra dentro de este tipo de crimen es el de Tomás Dameno Santillán, de 9 años, quien fue muerto a golpes a mediados de noviembre.

El único detenido y principal sospechoso del delito es la ex pareja de la madre.

Sin estadísticas

Los expertos coinciden en que uno de los mayores problemas para combatir la violencia contra los menores es que no existen registros oficiales que den cuenta del problema.

El informe del Observatorio de Femicidios se elabora sobre la base de lo que publican unos 130 medios argentinos. Sin embargo, los propios autores del estudio admiten que las cifras reales son mucho mayores, ya que la prensa sólo recoge algunos de los casos.

Para fomentar la prevención de estos crímenes el diputado de la Unión Cívica Radical (UCR), Julio César Martínez, presentó recientemente ante el Congreso nacional un proyecto de ley que propone la creación del Programa de Prevención de la Violencia Familiar en el ámbito del Ministerio Público.

En sus fundamentos, Martínez resaltó los casos de Tomás, Candela y Nicole, además de las 17 víctimas de “femicidio vinculado” denunciados por La Casa del Encuentro.

Según el legislador, el maltrato infantil suele darse en un contexto de violencia intrafamiliar y puede ser controlado.

Efecto contagio

Quiñones Urquiza considera que un programa de prevención puede ayudar a detectar los síntomas de abuso y puede prevenir la muerte de los niños.

La especialista también observó que la gran cobertura mediática que están recibiendo los recientes infanticidios puede ayudar a mejorar la visibilidad de una problemática que muchas veces pasa desapercibida.

No obstante, la criminóloga también destacó un aspecto negativo del interés de los medios: la posibilidad de que tanta exposición esté generando un “efecto de contagio criminal”, al inspirar a personas con tendencias violentas a replicar lo que ven por la TV.

 

* Textos Por Veronica Smink, BBC Mundo, Argentina, 19 de diciembre de 2011

Read Full Post »

Varios pacientes de un falso cirujano de Miami que supuestamente les endureció el trasero (nalga o poto) con un cóctel de sustancias tóxicas han denunciado el caso ante la policía después de que se conociera de la detención de este el pasado viernes, según informaron el martes las autoridades de salud de Florida.

Oneal Ron Morris, el falso cirujano que inyectaba cemento en el trasero de sus pacientes.

Fotos del falso cirujano Oneal Ron Morris tras su arresto.

Tras un año de búsqueda, Oneal Ron Morris, de 30 años, un hombre que se identifica como una mujer, fue detenido en un vecindario del noroeste de Miami, por practicar la medicina sin una licencia y causar daños físicos graves.

Morris fue detenido luego de que la policía recibiera la denuncia de una supuesta víctima, quien asegura que en 2010 pagó US$ 700 por un tratamiento con inyecciones.

La denunciante, que permanece en el anonimato, aspiraba obtener un trabajo en un club nocturno y por eso quería una figura más sinuosa.

De acuerdo con el reporte del arresto de Morris, presentado por la filial de la televisora NBC en Miami, la denunciante empezó a sentirse mal pocas horas después de haberse sometido al tratamiento con inyecciones y su puso “muy enferma”.

“Los puntos donde recibió las inyecciones estaban sangrando y había secreción de pus. La víctima sufrió desfiguramiento en sus nalgas y tuvo que someterse a varias transfusiones de sangre y múltiples cirugías”, dice el reporte policial.

Inyecciones de pegamento y aceite automotor

La mezcla que usaba el detenido para tratar a sus pacientes incluía pegamento ultra fuerte, reparador de neumáticos, aceite y cemento, según informaron las autoridades.

“Análisis de laboratorios iniciales realizados por personal médico determinaron que las sustancias inyectadas a las víctimas consistían en una mezcla de productos de casa y automotrices, incluyendo pegamento, aceite mineral y material para reparaciones para neumáticos”, informó Jennifer Hirst, portavoz del Departamento de Salud de Florida.

“Como resultado de la atención de los medios nacionales e internacionales que ha recibido el arresto de Morris, varias otras posibles víctimas han surgido alegando que Morris les aplicó procedimientos similares que les resultaron en heridas riesgosas”

Sin embargo, en su comunicado la portavoz no ofreció detalles adicionales sobre la condición o el origen de las supuestas nuevas víctimas.

 

 

Mujer revela daño terrible a la cara después de haber sido inyectados con cemento y sellador de neumáticos por falso médico de implantes glúteos 

Oneal Ron Morris, el cirujano plástico aficionado que es acusado de haber realizado procedimientos extraños en numerosos pacientes, incluyendo la inyección de una mezcla como de cemento o pegamento usado en la reparación de neumáticos, en el trasero (nalga o poto) de una de las víctimas.

Rajee Narinesingh, una mujer transgénero, le dice a CBS4 que recibió las inyecciones faciales de Morris, que la dejó casi desfigurado.

Incapaz de pagar la cirugía a un medico con licencia ,para feminizar su apariencia, Narinesingh fue a Morris  después de enterarse de ella a través del boca a boca.  Narinesingh recibio inyecciones en la cara, el pecho y las nalgas.

“Se convierte en algo tan grave que si usted desea que coincida el exterior con el interior debe estár dispuesto a tirar los dados y tomar sus posibilidades”, dice Narinesingh a CBS.

Narinesingh dice a pesar de que estaba inyectado con silicona, no se sabe hasta hoy qué es exactamente lo que fue inyectado en su cuerpo. Las inyecciones en la cara le han formado nódulos duros, y el Dr. John Martin  le ha estado ayudando a corregir las cirugías a Narinesingh.

Más víctimas se han presentado a la policía tras la detención inicial de Morris hace dos semanas, pero Narinesingh es el primero en presentarse.

​OnealRonMorris

​OnealRonMorris1

​OnealRonMorris1

 

Fuentes:  BBC Mundo 23 Nov. 2011,  miami.cbslocal.com , traducción y fotos de CTsT

Read Full Post »

Cuando Brian Dugan se declaró culpable de la violación y asesinato de una niña de siete años, Jeanine Nicarico, muchos pensaron que el individuo era la viva imagen de un brutal asesino en serie.

Brian DuganBrian Dugan confesó haber violado y asesinado a una niña de siete años en 1983.

Aunque la niña fue asesinada en 1983, Dugan confesó su culpabilidad hasta 2009. Para entonces, ya había sido convicto repetidamente por violación y por el asesinato de otras dos personas, otra niña de siete años y una enfermera de 27 a quien también violó y mató.

Si la pena de muerte no hubiera sido retirada en Illinois, Dugan habría sido ejecutado.

Sin embargo, lo más extraordinario de su caso es que nunca mostró ningún remordimiento por alguno de sus asesinatos o crímenes.

Ahora los científicos piensan que esta falta de empatía pudo de hecho estar vinculada a la razón por la que cometió esos actos.

El doctor Kent Kiehl, neurocientífico de la Universidad de Nuevo México, en Estados Unidos, pudo escanear el cerebro de Dugan como parte de un proyecto único para entender si la conducta antisocial está vinculada a la estructura y funciones cerebrales.

“Le costaba trabajo entender porqué había gente interesada en lo que él había hecho” dijo a la BBC el doctor Kiehl, recordando la época en que entrevistó a Dugan.

“Clínicamente era algo fascinante”.

Psicopatía

El doctor Kiehl es considerado un pionero en el campo de la neurociencia conductal. Está intentando entender las funciones cerebrales de los psicópatas y utilizar ese conocimiento en el desarrollo de tratamientos para estos individuos.

 Es un área controvertida porque durante miles de años los sujetos como Dugan no han sido catalogados como enfermos sino como malvados.

En la cultura popular el término “psicópata” no describe un diagnóstico por el que se tenga compasión sino es algo que inspira terror.

Kiehl tiene una opinión diferente: “tiendo a ver a los psicópatas como alguien que sufre un trastorno así que no utilizo la palabra malvado para describirlos”.

Entonces, ¿qué es un psicópata?

“Clínicamente lo definimos como alguien que obtiene una puntuación alta en características como falta de empatía, de culpabilidad y de remordimiento”, dice el doctor Kiehl.

“Son individuos muy impulsivos, no suelen planear o pensar antes de actuar. Tienden a meterse en problemas a edades muy tempranas” dice el científico.

Durante mucho tiempo se ha sabido que muchas personas en las prisiones presentan síntomas de psicopatía, pero hasta ahora no se ha podido obtener suficiente información sobre este trastorno.

El laboratorio del doctor Kiehl diseñó un singular escáner cerebral portátil. Está equipado con la más avanzada tecnología de imágenes computarizadas pero puede transportarse en una camioneta y llevarse a las prisiones de alta seguridad.

El científico utilizó el dispositivo para llevar a cabo dos tipos de análisis en el cerebro de Dugan: observar su densidad y su función.

“El cerebro de Brian (Dugan) tiene niveles muy bajos de densidad en el llamado sistema paralímbico” explicó a la BBC el científico.

Este sistema es el “circuito de la conducta” en el cerebro e incluye regiones conocidas como la amígdala y la corteza prefrontal.

Los científicos saben desde hace tiempo que estas áreas están asociadas al procesamiento de las emociones.

A lo largo del siglo se ha estudiado a gente con daño cerebral en esas áreas porque se ha observado que su conducta cambia súbitamente y se vuelve antisocial.

“Creemos que estos sistemas no se desarrollaron de forma normal en Brian”, dice el doctor Kiehl.

La psicopatía parece estar vinculada a la falta de desarrollo en esas regiones, lo cual podría estar determinado genéticamente.

CerebroEl cerebro de psicópatas como Dugan tiene diferencias drásticas frente a otros cerebros.

El doctor Kiehl llevó a cabo escáneres de tiempo real en el cerebro de Dugan para ver su reacción a imágenes inquietantes, como el rostro de personas sufriendo.

El objetivo era probar el funcionamiento de su cerebro.

Los escáneres mostraron muy poca actividad en el sistema paralímbico de Dugan durante el procesamiento de emociones.

“Brian salía de esas sesiones de escaneo y decía: ‘¡guau! me costó mucho tratar de entender lo que usted quería que yo hiciera'” recuerda Kiehl.

“Y tuvo más errores en la prueba que otros individuos”.

Capacidad emocional

Según el investigador esto prueba que los psicópatas carecen de una capacidad emocional, de la misma forma que otras personas carecen de una capacidad intelectual.

Y dice que ha obtenido resultados similares en un número alto de sujetos en prisiones en todo Estados Unidos.

Dugan, dice el investigador, simplemente no tiene un concepto del daño que ha causado.

“Cuando habla sobre sus crímenes es como si le estuvieras preguntando lo que comió en el desayuno” dice el doctor Kiehl.

Y agrega que en cierto sentido no sorprende que el cerebro del alguien tan diferente y tan antisocial también se vea en los escáneres tan diferente de otros cerebros.

“Pero sólo hasta ahora que hemos sido capaces de observar las diferencias tan drásticas en estos cerebros la gente está comenzando a prestar atención”, agrega el científico.

“Y esto tiene un impacto muy poderoso en el sistema legal”.

El científico no espera que su trabajo conduzca a cambios en las sentencias de los psicópatas violentos como Brian Dugan.

Lo que argumenta es que el entendimiento de la psicopatía nos puede llevar a distitnos tipos de sentencias, en particular a poner fin a la pena de muerte para estos individuos.

“Lo que espero es que la neurociencia ayude al sistema legal a entender que estos individuos tienen una enfermedad que es tratable” señala Kiehl.

Y estos tratamientos deben comenzar en momentos claves de la vida.

“Brian empezó a sufrir desde sus primeros años de vida” dice el neurocientífico.

“Cometía los actos clásicos como encender fuegos, lesionar a animales, herir a sus hermanos y hermanas”.

Aunque fue referido a los servicios especializados en infancia, éstos carecían de un entendimiento de su trastorno. De hecho, los niños que tienen síntomas vinculados a la psicopatía a menudo responden mal al tipo de técnica que se utiliza con otros niños que se comportan mal.

Debido a que carecen de capacidad emocional, cuando los maestros intentan hacerlos sentirse arrepentidos esto sólo los condfunde más y hace más probable que hieran a más gente.

Lo que se intenta ahora es desarrollar diagnósticos específicos para estos niños y establecer programas y tratamientos especialmente dirigidos a su trastorno.

En esencia, se debe enseñar laboriosamente a estos niños a tener reacciones que en el resto de los seres humanos surgen automáticamente.

* Por Matthew Taylor, BBC, 20 de noviembre de 2011

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: