Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Secuestros’ Category

Cuando la policía entró en su habitación en el macro burdel  Paradise, en La Jonquera (Girona), la joven no dio grandes muestras de alivio, de alegría o de pena. “No tiene sentido de la realidad. Es como estar ante una niña de 10 años, es pura inocencia”, cuenta una fuente de la investigación. La policía rescató en marzo a F. B., rumana de 22 años y con una grave discapacidad psíquica, de uno de los mayores burdeles de España. “No hacen falta ni 30 segundos de conversación para darse cuenta”, añade esa misma fuente. Cuando la encontraron acababa de salir de la carretera, donde un proxeneta la golpeaba para que se prostituyese.

e2e975e8

Una fundación de apoyo a la reinserción fue quien dio la voz de alarma. La conocían de un par de años antes, cuando la tuvieron acogida en uno de sus pisos hasta que decidió marcharse (es mayor de edad y su discapacidad aún no está reconocida en España). Haciendo su trabajo de apoyo a prostitutas, la vieron en una rotonda en La Jonquera. “¿Estás bien?”, le preguntaron. Pero la joven se mostraba esquiva. “No os puedo contar ahora”, contestó, y se marchó. Entonces avisaron a la policía, que inició una investigación de varios meses que ha culminado con su rescate, la detención de su madre por prostituirla desde los 18 años, y la del proxeneta que la tenía en la carretera.

1373399253_581281_1373399496_noticia_normal Dibujo

“Es como estar ante una niña de 10 años”, explica una fuente del caso

La vida de F. B. ha sido un calvario. Originaria de Rumanía, hasta los dos años vivió tutelada por la Administración porque su madre no podía hacerse cargo de ella y, además, padecía un retraso en el crecimiento. A ello se sumaron dos episodios de meningitis, a los 6 y a los 14 años, según fuentes del caso. Ya entonces fue ingresada en un centro de educación especial en Bucarest, donde estudió hasta que a los 17 años se trasladó con su madre a Terrassa. A los 18 años, esta empezó a explotarla sexualmente, según la policía.

Su primer destino fue un club de la ciudad, Las Palomas, donde la madre además ejerce en la actualidad de meretriz y controla al resto de las mujeres. “Allí todo el mundo conocía su retraso”, lamenta una fuente del caso.

lisa_octubre

Los agentes encontraron en los registros del piso de su madre diversa documentación que demuestra que su hija le hacía transferencias de dinero, dándole parte de lo que ganaba como prostituta.

En cuatro años, la joven ha vendido su cuerpo a cambio de dinero en Terrassa, en pisos privados, en las calles del barrio barcelonés del Raval, en la calle madrileña de Montera… “Y en el extranjero”, aseguran esas mismas fuentes, en referencia a Chipre y Malta. La joven, explican, no tiene picardía alguna: “Se va con el primero que pasa”.

7

Cuando la encontraron en el Paradise, el encargado, al que tomaron declaración, alegó que la habían acogido porque en la calle le pegaban. Pero los agentes pudieron comprobar que también allí se había prostituido. En la actualidad, la joven se encuentra en uno de los pisos de la fundación que la encontró y se han iniciado los trámites para que la fiscalía aborde su incapacitación.

 

* Texto por Rebeca Carranco, El Pais, 9 Julio 2013

Read Full Post »

 Los pájaros cantan afuera. Una motocicleta gime por una colina cercana. Y en una pequeña habitación, cálida, llena de libros y dibujos enmarcados, una mujer joven, a la que llamamos María, se limpia las lágrimas con un pañuelo de papel mientras se prepara para contar cómo los traficantes sexuales destrozaron su vida. “Tenía 15 años cuando me reclutaron,” explica. “Necesitaba trabajar porque mi padre tenía un problema pulmonar y teníamos que conseguir dinero para que le trataran en un hospital”, recuerda. Una persona en su provincia le aseguró que le encontraría un trabajo en Manila. “Pensé que iba a trabajar como lavaplatos en un restaurante, pero cuando llegué allí me di cuenta de que era una ‘casa’.” ‘Casa’ es una palabra clave para burdel en las Filipinas.

130514153854-freedom-fighters-victims-story-top

Muchas jóvenes son víctimas de los traficantes de personas. A menudo dejan sus hogares y aldeas en los pueblos, en busca de oportunidades para apoyar a sus familias.Los traficantes son expertos en convencerlas para que viajen con ellos.

“Viajé a través de las islas. Tardé 24 horas en llegar a Manila. Cuando llegué, me encontré con 16 niñas encerradas en el mismo lugar, un cuarto muy pequeño. Algunos apenas llegaban a los 13 años”, relata. María estaba atrapado y le obligaron a tener relaciones sexuales con varios hombres extranjeros y filipinos.

A pesar de que apenas llevaba allí unas semanas cuando la policía filipina allanó el apartamento y la liberara con el resto de mujeres, el daño ya estaba hecho.

Maria veía cada día a 13 clientes. Sus captores la obligaron a engañarles diciéndoles que ella era virgen, para exigir precios más altos. “Nos obligaban a impregnar una bola de algodón con sangre de paloma y a metérnosla en nuestra vagina”, dice ella. Esta extravagante práctica no es inusual. En algunas partes de Asia, los grupos de lucha contra la trata de personas han encontrado que muchos hombres creen que tener sexo con una virgen puede curar el VIH / SIDA.

Los trabajadores sociales dicen que ha llevado a una tendencia preocupante, con consecuencias trágicas para las víctimas de la trata de personas. UNICEF estima que hasta 100.000 niños trabajan en el comercio ilegal del sexo en Filipinas.

Además, muchas mujeres se ven obligadas a prostituirse, más allá de las circunstancias económicas, por temor a la violencia contra ellos o sus familias, si intentan huir.

Durante el rodaje del documental Proyecto Libertad CNN, entrevistamos a tres niñas, cuya historia fue tan profunda y angustiante, que me hizo llorar, la única vez en mis 15 años de carrera.

La entrevista comenzó con normalidad, con las chicas cantando en el micrófono y hablándonos sobre los dibujos animados de Tom y Jerry. Parecían las típicas chicas de 12 años de edad, pero lo que nos contaron sobre lo que habían pasado, me dejaron parada en seco.

“El trauma es realmente muy profundo”, dice Cecilia Flores-Oebanda, directora de la Fundación Visayan Forum, una organización que atiende a niñas rescatadas. “Se despiertan en medio de la noche gritando y llorando porque están aterradas al pensar que el traficante vendrá de nuevo. A veces una de ellas, de repente se enferma y vomita. Nuestra psicóloga nos dijo que es porque se acuerda de lo que le pidieron hacer a través de Internet”.

Una de las chicas explica: “En el café internet me dicen que me quite la ropa y luego me hacen bailar delante de la cámara lo que me avergüenza porque yo no estoy acostumbrado a estar desnuda así.. “.

A menudo, eso no era suficiente para que los clientes pagasen al otro lado de la sala de chat de sexo. Por 27 dólares a la hora, cualquiera podía decirle a las chicas lo que debían hacer, y un hombre detrás de la cámara se aseguraba de que lo hicieron.

Las chicas cuentan también lo que los hombres que vienen de la calle les obligaban a hacer en sus relaciones sexuales. En algunos casos involucrando hasta animales y en otros, pervertidos a los que les excitaba ver a las chicas sufriendo estos terribles abusos.

“A veces hemos tenido que orinar”, explica la niña en el centro. Su amiga de la derecha añade: “La orina se mezcla con el jugo como bebida”. Y añade: “Eso es lo que quiere el cliente americano. Él exige que cualquier persona que tenga ganas de orinar debe hacerlo, pero quiere que los hagamos frente a la cámara.”

Cuando les pregunto a estas niñas qué piensan los estadounidenses. Una dice bruscamente:”Estáis locos. Tienen que dejar de victimizar a las niñas como nosotras”.

La Fundación Foro Visayan, que trabaja en Filipinas desde 1991, dice que ha llegado a más de 70.000 víctimas o posibles víctimas de la trata de personas, y ha proporcionado servicios o ayudado a rescatar más de 15.000 víctimas.

“Los casos que manejamos en el Foro Visayan son siempre sobre la trata para la prostitución y la servidumbre doméstica”, dice Oebanda. “Ahora hay un nuevo fenómeno de la trata con fines de cibersexo. Observamos que [las víctimas] son ​​cada vez más jóvenes.”

Durante el rodaje, fuimos testigos de varias redadas llevadas a cabo por el Consejo Interinstitucional contra la Trata de Filipinas, denominadas comúnmente como IACAT.

En udna de esas incursiones participan dos presuntos traficantes y cuatro niñas adolescentes que llegan a Manila a bordo de un ferry de pasajeros. Oficiales de policía de la Guardia Costera y el puerto de Manila interceptaron al grupo antes de que pudieran desembarcar.

“Una de las niñas tiene unos 15 años de edad y la otro, 16 o 17 años, por lo que se las considera víctimas de la trata de personas”, dice Oebanda.

Le dijeron a los trabajadores sociales que se dirigían a una ciudad al norte de Manila, donde el traficante tenía previsto un show de cibersexo en una guarida donde se prostituyen.

Oebanda y los abogados del Departamento de Justicia de Filipinas presentaron cargos contra los dos sospechosos, aunque se dieron cuenta de que podrían pasar años antes de que terminase el juicio.

Los nuevos casos como estos son siempre doloroso para María, cuyos intentos de abrazar una nueva vida le fueron cruelmente arrebatados. En marzo de este año, ella murió durante las complicaciones sufridas al dar a luz a su segundo hijo, según contaron a CNN los trabajadores sociales.

Una de las últimas cosas que María dijo a CNN fue un mensaje para advertir a las demás. “Por favor, que no crean todas las promesas que les hacen, sobre todo de la gente que no conocen, porque pueden ocurrirte un montón de cosas terribles si te vas con ellos”.

 

* Manila, Filipinas (CNN), 18 Mayo 2013

Nota del Editor: Este artículo es parte de Los Luchadores, una serie de noticias de un largometraje que se estrena en CNN International TV el 17 de mayo y 18 en 1900; HKT 2200 CET, 2200 ET. El documental es el resultado de dos años de trabajo encubierto y de rodaje en Filipinas.

Read Full Post »

Tres mujeres fueron rescatadas en Cleveland, Estados Unidos, después de permanecer en cautiverio durante casi diez años. Si bien ya son libres, los expertos aseguran que todavía les esperan tiempos difíciles.

130508131815_trauma_secuestro_624x351_getty_nocredit

“Vivas y a salvo” fue el titular de la primera página del periódico Cleveland Plain Dealer, anunciando el rescate de tres mujeres de una casa en el oeste de la ciudad.

Fue un final feliz para lo que se está convirtiendo en una historia cada vez más inquietante. Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight pasaron casi una década atrapadas en una casa. Tres hombres, Ariel Castro y sus hermanos, Pedro y Onil, están siendo interrogados.

Sin embargo, este no es el fin de la historia.

“Esto todavía no se acaba”, dice Herb Nieburg, profesor de estudios de derecho y políticas de justicia del Mitchell College en Nueva Londres, Connecticut.

“Delante hay una inmensa cantidad de horas en términos de asesoramiento y trabajo con ellas para el tratamiento del trastorno por estrés postraumático”.

Si bien las mujeres, dos de ellas secuestradas cuando eran adolescentes, están fuera de peligro físico, tomará mucho más tiempo hacerlas psicológicamente fuertes.

Esto se debe a que las tácticas utilizadas por los secuestradores en este tipo de casos están diseñadas para hacer que las capturadas se sientan inútiles, impotentes y asustadas.

“Las mujeres victimizadas son separadas por sus captores de toda la gente y experiencia que tuvieron que podrían contribuía a su autoestima, autoconfianza y su identidad”, explica Rona Fields, psicóloga, socióloga y autora del libro Contra la violencia contra las mujeres: el argumento a favor del género como clase protegida.

En todas partes

La especialista señala que estos patrones están presentes en todo el mundo, ya sea Afganistán, China o EE.UU.

“Se destruyeron los lazos con sus familias de origen. La joven cautiva siente que fue abandonada y que es rechazada”.

La policía confirmó que la niña de seis años hallada en la casa era la hija de Amanda Berry. Aparentemente la niña nació mientras su madre estaba detenida.

También hubo informes no confirmados de que las otras dos mujeres fueron víctimas de abusos y palizas.

Esta mezcla de violencia física y sexual puede contribuir todavía más a la sensación de peligro, una obediencia aprendida y una psique dañada que puede persistir después de que termine el abuso.

“El abuso sexual es humillante, degradante, no te hace sentir muy bien de ti misma”, explica Nieburg. “Inspira una sensación de desesperanza”.

Los casos Smart y Dugard

Esta mezcla ha estado presente en casos anteriores de niñas desaparecidas, como el de Elizabeth Smart y Jaycee Dugard.

Elizabeth Smart A Elizabeth Smart la secuestró Brian David Mitchell en medio de la noche cuando esta tenía 14 años.

Smart tenía 14 años cuando fue sacada de su cama en medio de la noche por Brian David Mitchell, quien la reclamó como su esposa y abusó de ella en repetidas ocasiones durante nueve meses. Dugard fue secuestrada por Phillip Garrido mientras iba al colegio cuando tenía 11 años y mantenida en cautiverio durante 18 años, tiempo en el cual dio a luz a dos niños.

Tanto Smart como Dugard tuvieron muchas oportunidades de llamar la atención hacia ellas y de sus captores. Mitchell llevó a Smart a fiestas en la zona de Salt Lake City y comieron juntos en restaurantes. Dugard habló con el oficial de libertad condicional de Garrido y trabajó en su negocio de impresión.

Cuando finalmente fueron requeridas por las fuerzas del orden, tomó tiempo y presión para que las mujeres admitieran sus verdaderas identidades.

Esta situación no es rara entre aquellos que han sido retenidos en contra de su voluntad por largos períodos de tiempo.

“Normalmente hay una resistencia física que eventualmente es sustituida por técnicas similares a las usadas por sectas: control mental, amenazas”, dice Nieburg.

Las víctimas pueden perder el sentido de la perspectiva tras años de abuso.

Agradecimiento

“Puede haber tal cantidad de abusos que la víctima, cuando deja de ser brutalmente abusada puede sentir agradecimiento” hacia el captor, comenta Peter Suedfeld, profesor emérito de psicología de la Universidad British Columbia.

“Por otro lado, también tienen miedo de que si intentan escapar y fallan, toda esa situación que en el momento es tolerable se vuelva intolerable”.

De hecho, Dugard le dijo a Diane Sawyer que la razón por la que no intentó escapar se debido a: “lo que sabía era seguro, lo desconocido allá afuera era aterrador”.

Berry intentó escapar, y al hacerlo pudo liberarse, liberar a su hija y a las otras dos mujeres en la casa.

Su llamada a los servicios de emergencia estadounidenses, 911, pudo ser revelador. “Soy Amanda Berry”, dijo. “He estado en las noticias durante los últimos diez años”.

Ese sentido de personalidad, y de saber que estaba siendo buscada, pudo haberla ayudado a reunir la confianza de escapar.

“Hay un sentimiento de abandono si piensas que la búsqueda terminó”, señala Suedfeld, y ese miedo es usado con frecuencia por los secuestradores, quienes les dicen a sus cautivos que sus familias ya dejaron de buscar.

Fuerzas para escapar

Amanda Marie Berry y Georgina Lynn DeJesus Amanda Marie Berry y Georgina Lynn DeJesus estuvieron unos diez años secuestradas.

Pero Berry sabía que no había sido olvidada, y eso pudo darle fuerzas para luchar por la libertad.

Sin embargo, las mujeres que son rescatadas de este tipo de situaciones nunca son completamente libres, por lo menos no al principio. El daño infligido por sus captores toma años en repararse.

“Esto las acompañará por mucho tiempo, y quizás para siempre”, comenta Suedfeld. “Van a tener pesadillas. Es posible que sospechen de otra gente, de extraños, particularmente hombres”.

3Gduepif0T1UGY8H4xMDoxOjBrO-I4W8

Tendrán que reajustarse de una vida en cautiverio a una vida en el mundo real, con sonidos, olores y gente alrededor.

“Básicamente están siendo bombardeadas de estímulos después de mucho tiempo de tener muy poco”, agregó el especialista.

Para la austríaca Elisabeth Fritzl, quien escapó de una celda en un sótano donde fue violada por su padre durante 24 años, una de las transiciones más difíciles fue vivir con luz del día y en habitaciones espaciosas.

Les llevó 10 años a las tres mujeres en Cleveland encontrar su camino hacia la luz. Y puede que les tome mucho más ajustarse al cambio.

 

* Kate Dailey, BBC, 8 Mayo 2013

Read Full Post »

Una de las tres mujeres cautivas en Cleveland dijo que estuvo embarazada al menos en cinco ocasiones pero que la mantenían hambrienta y era golpeada hasta que abortaba, de acuerdo con un reporte inicial obtenido por CNN.

En sus primeras declaraciones a la policía tras ser liberada, Michelle Knight dijo que cuando Ariel Castro se enteraba que estaba embarazada “me hacía abortar el bebé”, según documento del estado.

130509065508-michelle-knight-2-story-top

Castro deberá pagar una fianza de 8 millones de dólares por los cargos que enfrenta, le informó este jueves el fiscal de la corte de Cleveland durante la primera audiencia pública en la que el hombre fue presentado desde su detención.

De acuerdo con las autoridades, Castro sometió a las mujeres a tribulaciones, golpizas y violación sexual, en un periodo en que ellas nunca estuvieron libres.

Knight “estuvo hambrienta por al menos dos semanas y luego fue repetidamente golpeada en el estómago hasta que abortó”, según el reporte inicial de la policía.

Pero cuando otra cautiva quedó embarazada, la situación fue diferente.

Cuando Amanda Berry entró en labor de parto, Castro ordenó a Knight recibir al bebé, de acuerdo con una fuente cercana a la investigación.

El bebé nació en una alberca de plástico donde quedó el fluido amniótico.

Una vez que el bebé nació, cundió el pánico, pues dejó de respirar y entonces las mujeres comenzaron a gritar, de acuerdo con la fuente citada en la entrevista.

Castro supuestamente amenazó con matar a Knight si el bebé no sobrevivía, de acuerdo con el reporte inicial de la policía.

Los hechos ocurridos en esa casa han sorprendido a las autoridades y al público en general.

“Lo más increíble aquí es que una chica que no sabía nada sobre nacimientos de bebés fue capaz de recibir a una niña sana que ahora tiene seis años”, de acuerdo con la fuente.

Una pesadilla de una década

Las tres mujeres pasaron sus días y noches cautivas en una casa de 450 metros cuadrados en uno de los vecindarios más antiguos de Cleveland. Solo salieron en dos ocasiones brevemente, de acuerdo con el director de seguridad pública de la ciudad, Martin Flask.

A menudo, las mujeres estaban en cuartos diferentes aunque ocasionalmente interactuaban y llegaron a “confiar la una en la otra por sobrevivencia”, dijo la fuente con conocimiento directo de la investigación.

Castro ponía a prueba a las mujeres a menudo –Berry, Knight y Georgina Gina DeJesus– al simular irse, de acuerdo con las autoridades. Después regresaba de pronto. Si notaba que alguna se había movido, las disciplinaba. Así pasaron los años.

En esa época las mujeres vieron a sus padres en televisión durante las vigilias que celebraban por ellas, de acuerdo con las autoridades. Ellas se emocionaban al saber que sus familiares estaban buscándolas. Sin embargo, Knight y DeJesus “sucumbieron” a su realidad.

Pero algo pasó con Berry el lunes en la tarde, cuando la mujer de 27 años llevó a cabo un audaz escape, de acuerdo con Ed Tomba, jefe adjunto de la policía de Cleveland.

Con la ayuda de los vecinos de Castro, Charles Ramsey y Angel Cordero, Berry se liberó a sí misma, a su hija de seis años y a las otras dos mujeres.

Las mujeres se encuentran de regreso en casa con sus familias, las mismas que lloraron y lucharon, pero sobre todo, nunca se dieron por vencidas.

“Sabía que mi hija estaba viva”, dijo Felix DeJesus, el padre de Gina, momentos después de que la mujer llegó a su casa el miércoles por la tarde. “Sabía que me necesitaba, y nunca me rendí”.

Castro, mientras tanto, está tras las rejas y enfrenta cuatro cargos de secuestro y tres de violación, de acuerdo con Víctor Pérez, asistentes del fiscal de la ciudad de Cleveland.

¿Cómo comenzó el cautiverio?

Knight tenía 21 años el 22 de agosto, cuando Castro la subió a su vehículo en la avenida Lorain, en Cleveland, de acuerdo con documentos de la acusación. Castro la llevó a su casa en la avenida Seymour, a unos cinco kilómetros, y no la dejó ir.

Knight fue abusada sexualmente en varias ocasiones, de acuerdo con los documentos, y pronto dejó de estar sola.

Al año siguiente, el 21 de abril del 2003, en la víspera de su cumpleaños, Berry experimentó el mismo escenario. Mientras caminaba de su trabajo en un Burger King esa noche, aceptó un aventón de Castro en la avenida Lorain.

Casi un año después se les unió DeJesus, de entonces 14 años.

Las tres permanecieron en ese infierno hasta el lunes en la tarde, cuando Berry pidió ayuda. Tras escuchar sus gritos, dos vecinos, Ramsey y Cordero, golpearon una puerta para ayudarla a escapar.

De acuerdo con Cordero, la hija de Berry también corrió fuera de la casa. Vestía solo una camiseta y un pañal. La policía está realizando un examen de ADN para determinar la paternidad de la menor.

“Ayúdenme, soy Amanda Berry”, suplicó a un operador del 911 desde la casa de Ramsey. “Fui secuestrada y he estado desaparecida por 10 años. Estoy aquí, estoy libre”.

El jefe de la policía de Cleveland, Michael McGrath, le dijo a Today de NBC, que las mujeres estuvieron atadas y que en la casa había sogas y cadenas.

Knight y DeJesus no corrieron fuera de la casa con Berry pese a que pudieron hacerlo, de acuerdo con la fuente, que las describió como temerosas e influenciadas.

Mantenía a todos a distancia

¿Cómo ocurrió esto en un vecindario urbano? ¿Cómo logro Castro, un exconductor de autobús, optimista y músico extrovertido, según un compañero de su grupo, mantener el secreto ante sus vecinos y familia?

Poco después de que las tres mujeres fueron encontradas, Castro y dos de sus hermanos que estaban con él fueron detenidos.

Durante los siguientes dos días, las autoridades no encontraron elementos para vincular a Onil y Pedro Castro con los secuestros, aunque ambos aparecerán en la Corte Municipal de Cleveland el jueves por órdenes de arresto pendientes en casos menores.

“Ariel mantenía a todos a distancia”, dijo Tomba sobre el sospechoso, al explicar que incluso sus hermanos y otros miembros de su familia aparentemente no estaban en contacto. Castro habló en Facebook de tener cinco nietos.

Castro ha estado hablando con los investigadores desde el martes, al igual que las tres mujeres que mantuvo cautivas.

Tras esas conversaciones, Tomba dijo que no creía que hubiera más víctimas, incluida Ashley Summers, quien tenía 14 años cuando desapareció en Cleveland en el 2007.

Desde el lunes, personal de seguridad ha revisado la casa de Castro, que estaba hecha un “caos” cuando los investigadores entraron por primera  vez. Las autoridades retiraron más de 200 artículos que esperan les ayuden a reconstruir lo sucedido.

Agentes del FBI también analizaron una casa ubicada a dos puertas de distancia, en busca de información luego de que en los últimos días encontraron que ese lugar podría tener vínculos con el caso.

Cuestionamientos

Mientras investigan, las autoridades enfrentan cuestionamientos sobre si el caso pudo haber sido prevenido. Algunas personas del vecindario han dicho que contactaron a la policía para advertirle de comportamiento sospechoso ocurrido en la propiedad de Castro, como reportes de mujeres desnudas y gritos en su patio trasero. Las autoridades dicen que nunca recibieron llamadas.

La policía dice que estuvo en dos ocasiones en la casa de Castro, una vez que hubo una pelea en esa calle en el 2004 y otra para investigar el incidente en el que fue acusado de dejar solo a un niño en el autobús. Nadie respondió en la casa y los investigadores lo cuestionaron más tarde en otro lugar, de acuerdo con la policía.

Documentos de la corte del 2005 muestra que la exesposa de Castro lo acusó de agresiones, como quebrarle la nariz en dos ocasiones, romperle dos costillas, dislocarle el hombro en dos ocasiones y romperle un diente. Un juez emitió una orden de protección pero la retiró más tarde.

Tomba cree que las autoridades actuaron correctamente.

 

 

 

* CNN, 9 Mayo 2013

Read Full Post »

Dos familias francesas cuyos hijos desaparecieron hace casi tres años en un pueblo de la Amazonía de Bolivia reclaman justicia, tras pasar por un verdadero “vía crucis” para lograr que este lunes por fin comience el juicio contra los supuestos implicados en el hecho.

Los padres de Jérémie Bellanger, que tenía 25 años cuando desapareció, y de Fannie Blancho, de 23, llegaron a Bolivia para el juicio y se quedarán hasta lograr una sentencia “justa e imparcial”.

images

“Fue una lucha de dos años para tener una acusación, ahora la tenemos y queremos que el juicio se lleve a cabo pero de manera justa (…) Todos los días pensamos en nuestros hijos, queremos saber qué pasó”, dijo Patrick Bellanger, el padre de Jérémie, en entrevista con Efe.

Además de perder a sus hijos, los familiares de Jérémie y Fannie han sido también víctimas de la lentitud e ineficacia de la justicia boliviana, con constantes cambios de jueces y fiscales, demoras, “pérdidas” inexplicables de documentos importantes e incluso amenazas de parte de los acusados, denunció el abogado de los franceses, Denis López.

P1500765D1607600G_px_512_

El caso se remonta a 2010, cuando Jérémie y Fannie decidieron tomarse un “año sábatico” visitando países sudamericanos en compañía del hijo de ella, que por entonces tenía tres años.

El periplo incluía a Brasil, Argentina, Bolivia y Perú pero no llegaron a su último destino pues el viaje concluyó abruptamente en el pueblo boliviano de Guayaramerín, en la región amazónica de Beni.

Los jóvenes fueron vistos en ese poblado fronterizo con Brasil por última vez la noche del 28 de agosto de 2010, en la hacienda de Jaime Martínez Jiménez, el principal acusado de la desaparición.Ambos habían ido a la hacienda de Martínez para una fiesta y dejaron al hijo de Fannie al cuidado de la dueña de la vivienda donde se alojaban, pero ya no volvieron por él.

Fannie-Blancho-470x598

La hipótesis es que los jóvenes fueron asesinados después de que varios hombres violasen a Fannie y Jérémie intentara detenerlos.Patrick Bellanger asegura que un testigo supuestamente vio a Martínez matar a su hijo fuera de una casa donde estaban; luego escuchó un disparo dentro y vio cómo el cuerpo de Fannie era sacado de la vivienda y subido a una camioneta junto al cadáver del muchacho.

“Y nunca más los hemos visto (…) Todavía no sabemos dónde están, es uno de los problemas para nosotros, es muy difícil no saber dónde están los cuerpos para poder llevarlos a Francia”, lamentó el padre del joven.El hijo de Fannie fue repatriado días después y hoy vive con su padre biológico en París, aún preguntándose con tristeza dónde está su madre, indicó Patrick Bellanger.

El “vía crucis” de los familiares de los jóvenes acababa de comenzar pues, según el abogado, ni la policía ni la fiscalía actuaron inmediatamente para dar con los desaparecidos.Patrick Bellanger denunció que la fiscalía recién empezó a actuar cuando él y la madre de Jérémie llegaron a Bolivia por primera vez en septiembre de 2010, un mes después de la desaparición.

Martínez estuvo prófugo un tiempo, pero la policía logró detenerle y está en prisión en Guayaramerín desde octubre de 2010.El acusado no ha confesado que mató a los jóvenes, pero un guardia de la cárcel le escuchó decir a otro preso que les sería difícil encontrarlos “porque él era el único que sabía donde están los cuerpos”, subrayó Patrick Bellanger.

SIDE_3828680_1_apx_470_

Otros dos supuestos implicados en el caso, un hombre y una mujer, también están presos, mientras que el padre del principal sospechoso, Azard Martínez, tiene arresto domiciliario.En el proceso, los familiares de Jérémie y Fannie han recusado a varios jueces porque eran familiares de los detenidos o de sus abogados, pero además se cambió de fiscal seis veces.

french-tourists-pagina-siete-30-jan-12

El caso ha logrado avanzar en el último año y medio bajo la conducción de la fiscal Cinthia Natush quien, sin embargo, ha pedido recientemente ser excluida del proceso porque fue objeto de amenazas, según el abogado y los familiares de los desaparecidos.

Los cuatro detenidos finalmente serán juzgados desde mañana en el pueblo de Riberalta, vecino de Guayaramerín.

Sin embargo, las familias de los jóvenes franceses temen que el juez no actúe imparcialmente, pues decidió conformar un tribunal “unipersonal” pese a que las normas establecen que debe ser asistido por otro magistrado, denunció López.

UNE MARCHE DE SOLIDARITÉ PRÈS DE NANTES POUR LES FRANÇAIS DISPARUS EN BOLIVIE

Con todo, los familiares de Jérémie y Fannie sólo esperan que los culpables sean castigados con 30 años de prisión y han pedido garantías y un seguimiento del caso a las autoridades bolivianas.

 

Gina Baldivieso. La Paz (EFE).-5 Mayo 2013

Read Full Post »

Una camioneta de transporte público recoge pasajeros a lo largo de la playa de Copacabana en Río de Janeiro, Brasil, el Martes, 02 de abril 2013. Una mujer estadounidense fue violada y golpeada a bordo de una camioneta de transporte público, como la que se ve en la foto abajo; mientras que su novio francés fue esposado, golpeado con una barra de hierro y obligado a ver la violación a su novia. Esto ocurrió en un barrio de Río de Janeiro junto a la playa de copacabana.

El ataque, violación y secuestro duró más de seis horas comenzando poco después de la medianoche del sábado

image (1)

Un paseo nocturno se convirtió en una pesadilla de seis horas de duración después que una mujer estadounidense fue violada y golpeada a bordo de un vehiculo de transporte público mientras su novio francés miraba esposado sin poder hacer nada, en un incidente que ha conmocionado esta ciudad turística mientras se prepara para ser sede el próximo año de la Copa Mundial y los Juegos Olímpicos de 2016.

La respuesta de la policía ante el ataque no se hizo esperar: Los tres presuntos autores, de entre 20 y 22, han sido detenidos, y los investigadores están peinando bases de datos para determinar si los hombres podrían haber estado detrás de otros delitos.

Muchos todavía se preguntan si las autoridades de Río, que han tenido éxito en tomar medidas enérgicas contra gran parte de la violencia del narcotráfico de la ciudad, están a la tarea de proteger a las oleadas de turistas que se espera para inundar la ciudad durante el campeonato mundial de Fútbol del 2014

Los extranjeros y adinerados residentes locales que incluso tres o cuatro años atrás habría dudado en llamar a un taxi en la calle o caminar por la noche, ahora hacen ambas cosas sin pensarlo dos veces.

“Nadie espera ser atacado en Disneyland, esposado y maltratado”, el periódico Globo, de Brasil, citó a Alfredo Lopes, el jefe de una asociación que representa el sector brasileño de hotel. “Copacabana es nuestra Disneyland”.

Sin embargo, fue en ese barrio frente a la playa, llena de personas mayores en bikini por día, pero más sórdido de noche, que los dos extranjeros llamaban a uno de la flota de furgonetas de transporte público utiliza a menudo como una alternativa más rápida a los autobuses. La policía que investiga el caso dicen que los dos extranjeros, tanto en sus principios de los años 20, se dirigió poco después de la medianoche del sábado en Lapa, un sitio popular vida nocturna del centro de Río de Janeiro, donde converge jóvenes en clubes, bares y lugares de samba. Pero nunca la pareja llegó a su destino.

Los tres asaltantes se turnaron para violar a la mujer y golpear al hombre, a quien esposaron y,  golpearon con una barra metálica. Luego les robaron sus tarjetas de crédito sacandoles el límite de las dos tarjetas, gastando alrededor de $ 500 en las gasolineras y tiendas.

. image

(Foto de AP | Sospechosos: Wallace Aparecido Souza Silva, izquierda, Carlos Armando Costa dos Santos, centro, y Jonathan Foudakis de Souza en Rio de janeiro, Brasil, Martes 2 abril 2013)

Unas seis horas después de que fueron secuestrados, los dos fueron arrojados a un lado de una carretera cerca de la ciudad de Itaboraí, a unos 50 kilómetros de Río de Janeiro. Se las arreglaron para llegar al consulado de un país no identificado, donde los funcionarios los llevaron a los dos a la delegación de la policía especializada en delitos contra los extranjeros.

La joven ha regresado a los EE.UU., mientras que el hombre permanece en Río para ayudar en las investigaciones, dijo Braga. “Las víctimas reconocieron a los tres sin una sombra de duda”, dijo Braga.

Los sospechosos supuestamente había alquilado la furgoneta, con capacidad para alrededor de una docena de personas y cuenta con cristales tintados oscuros.

 Las agresiones sexuales siguen siendo un problema en el transporte público. El año pasado, una mujer fue violada en un autobús en movimiento en plena luz del día en un caso ampliamente publicitado, y el metro de Río tiene vehículos especiales sólo para mujeres para ayudar a prevenir este tipo de ataques.

Sin embargo, los funcionarios brasileños dicen: “Creo que la violencia sexual es algo que puede suceder en cualquier lugar”, dijo Aparecida Gonçalves, secretario nacional de Brasil para la violencia contra las mujeres. “No creo que la ciudad de Río es más peligrosa que otros”.

 “Ha habido muchas mejoras en Río, pero todavía hay mucho más por hacer en términos de seguridad, las acciones preventivas, sobre todo con la alerta para turistas, tanto extranjeros como nacionales, sobre las precauciones que deben tomar para evitar agresiones o robos, en los barrios”, dijo .

*Datos traducidos y resumidos de AP Television productor Ana Pereira y periodistas de la AP Stan Lehman en Sao Paulo y Marco Sibaja en Brasilia contribuyeron a este informe. ( The Associated Press.)

Read Full Post »

La policía detuvo a cinco sospechosos de la violación grupal a una turista suiza en India, que están siendo interrogados en estos momentos, informó hoy un portavoz del distrito de Datia, en el centro de India.

2013_3_18_9zCG7GKf7erJC3tjR1ssh3

Asimismo, se está buscando a un sexto sospechoso. Según dijo antes otro funcionario, los detenidos fueron identificados por la víctima y su pareja.

PROTESTAS POR LA VIOLACIÓN COLECTIVA A UNA CHICA

La zona de la agresión fue cerrada y continúa la búsqueda de sospechosos.

indiaviolacionok_93639

La mujer de 39 años y su marido se dirigían en bicicleta a Agra, donde se encuentra el famoso Taj Mahal. En la noche del viernes acampaban en un bosque cercano a la ciudad de Orcha, en el estado de Madhya Pradesh, en el centro de India, cuando fueron atacados por ocho hombres que los golpearon, informó el jefe de la policía del distrito, C.S. Solanki.

arrestados-india--644x362

Según declaró el hombre, los atacantes lo redujeron, violaron a su acompañante y les robaron un laptop, teléfonos móviles y unos 140 euros.

Tras la agresión, la mujer fue trasladada a un hospital. Según la policía, la pareja se dirigió ya hoy a Nueva Delhi.

1860866_n_vir1
La embajada suiza habló con la víctima y su pareja, y les prometió cualquier ayuda necesaria. En un comunicado, la embajada se mostró “profundamente conmocionada” por lo ocurrido y dijo que tiene prioridad ahora la salud y el tratamiento de la mujer.

89338-828-550

Sin embargo, también pidió a las autoridades locales investigaciones rápidas y un castigo para los agresores. Y es que con frecuencia los autores de estos crímenes gozan de impunidad en el país. Las turistas apenas son víctimas de violaciones, pero pese a ello el Ministerio de Exteriores alemán llamó a aumentar las precauciones, sobre todo a las mujeres.

turista-suiza-violada

En noviembre del año pasado, una española fue asaltada y violada en su vivienda en Bombay, y hace diez años una diplomática suiza fue secuestrada en Nueva Delhi y sufrió abusos. El caso aún no ha sido aclarado.

En India se debate más que nunca la violencia y las violaciones de mujeres, tras la violación grupal en un autobús y posterior muerte de una estudiante de 23 años que desató manifestaciones multitudinarias. Aún no está claro, sin embargo, que se vaya a lograr cambiar algo en la sociedad india.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: