Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘prostitutos’

La monumental reacción que produjo en los medios nacionales y en las redes sociales la afirmación de la canciller María Ángela Holguín, “donde hay un hombre, hay prostitución”, refiriéndose al asunto de los agentes de Obama para descartar la estigmatización de Cartagena, es perfecto scanner de la sociedad pacata y retardataria que seguimos siendo en pleno siglo XXI.

Tal vez en lo único que se le fue la lengua fue en utilizar el singular, habría sido más exacto decir, hombres. Porque siendo pragmáticos y observando la historia de la humanidad, la prostitución es y será una operación comercial, donde ella vende y él compra.

Otra cosa muy diferente resulta desde el análisis sociológico, porque vamos a la raíz del asunto y caemos, nada más y nada menos, que en la inequidad, la injusticia social de género. Otra voz podría decir, también hay hombres prostitutos, lo que es cierto, pero nunca que se habla de este flagelo social se globaliza, siempre se feminiza. Tan es así, que puta es un insulto, mientras puto es un reconocimiento a la promiscuidad.

Pero volvamos a la polvareda absurda que levantó la afirmación de la Canciller, en la cual se sostuvo con total tranquilidad, como tiene que ser cuando uno está repitiendo una verdad histórica. Y ante esa declaración simple y cruda las reacciones fueron sorprendentes, por decir lo menos. Varias connotadas periodistas nacionales, cual vestales enfurecidas, trinaban frases, palabras más o menos, como: estoy en el Centro Andino, vi a un hombre y las demás son putas. Otra lanzó: estamos en consejo de redacción, somos cuatro hombres y dos putas. Y luego vino la avalancha de mensajes que llevaron el asunto a tema estrella del día en Twitter, que terminó en chistes (superficiales que somos) no sin antes haber despellejado a la Canciller pasando por quienes pedían renuncia o botada.

Esto último una auténtica babosada, hasta para su creencia en relación al diferendo con Nicaragua por las islas y cayos de San Andrés. Nunca dijo que perderíamos un pedazo de esa área, sino que ya se sabía que la Corte Internacional suele legislar para que ambas partes queden contentas.

A partir de semejante algarabía se puede medir el grado de subdesarrollo mental que tenemos, que nos hace moralistas de ocasión, mientras ni siquiera usamos la sanción social para los cientos de encumbrados y del común que habiendo delinquido o estando sub júdice siguen paladeando las mieles de la aceptación y el respaldo de todos, por acción o por omisión.

La prensa está llena de ejemplo de agasajos y distinciones para quienes utilizan medios non sanctos para enriquecerse o alcanzar posiciones políticas. Una rápida mirada al Congreso, a quienes hemos elegido para representarnos ante el Estado, es perfecta muestra de esta actitud, de la laxitud de las buenas costumbres y el olvido de conceptos como honestidad, decencia, rectitud. Sí, hay excepciones, pero sirven para confirmar la regla: no son mayoría.

 

* Por Lola Salcedo Castañeda, 29 de Abril del 2012

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: