Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/02/12

El Gobierno porteño confirmó la cifra de víctimas fatales. La formación del Sarmiento impactó a las 8.32 contra el andén en la estación Once. El SAME informó que hay 676 heridos y unas 200 personas fueron derivadas a 13 hospitales porteños.

A las 8.32 sobrevino el horror. En la estación de Once un tren que venía de Moreno no pudo frenar y se estrelló contra la cabecera del andén. La Policía Federal confirmó que 50 personas murieron en el accidente. Otras 676 resultaron heridas. Viajaban más de mil pasajeros.

La cifra de víctimas fatales fue actualizada esta noche por el Gobierno porteño. La investigación del hecho quedó a cargo del juez federal Claudio Bonadio y del fiscal Federico Delgado. Es el segundo accidente ferroviario más grave en la historia de la Ciudad de Buenos Aires.

Los heridos fueron trasladados a los hospitales Ramos Mejía (50), Santojanni (5), Durand (194), Rivadavia (44), Fernández (31), Piñero (30), Argerich (24), Zubizarreta (14), Tornu, (20), Vélez Sarsfield (4); Alvarez (5), Penna (39) y Pirovano (1). Para información sobre heridos e internados fueron habilitadas las líneas 136 y el teléfono 4323-9000.

Fueron muchos los pasajeros que del tren del ferrocarril Sarmiento que lograron salir por si solos. Pero muchos otros no. El choque contra la barrera de contención del andén fue terrible:la formación venía a 26 kilómetros por hora.

Los heridos se desparramaron por el hall del andén pidiendo ayuda o esperándola sin poder moverse. Las ambulancias no daban abasto para trasladarlos. Decenas de vehículos del SAME llegaron al lugar para asistir a las víctimas. El Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad armó un operativo para darles contención. 

A los pocos minutos, la zona fue vallada se cortó el ingreso a los andenes. Los pasajeros fueron ubicados en diferentes sectores de la estación y clasificados según la gravedad de sus lesiones.

En el área “verde”, atendieron a los pasajeros con golpes y lesiones de baja gravedad: eran cientos. Estaban marcados con sangre, cortes y heridas en sus rostros, brazos o piernas. La ropa, destrozada. Otros, en cambio, apenas tenían rasguños. Todos tenían algo en común: la mirada perdida, la mueca de la angustia y el miedo.

Hasta las 11.30 de la mañana, los bomberos del Grupo Especial de Rescate y de los Cuarteles 1, 3, 4, 6, 7 y 8 de la Ciudad trabajaron como leones para sacar a unas 60 personas que quedaron atrapadas entre los hierros retorcidos de los dos primeros vagones del tren de la empresa TBA. Fueron más de tres horas de gritos, corridas y desesperación. La adrenalina a tope tratando de salvar vidas.

Pero a las 11.45 quedaba poco por hacer. Una a una, las bolsas negras con los cuerpos de las víctimas fueron sacadas del tren.Los policías las llevaron por la parte de atrás de la estación para ser trasladadas a la Morgue Judicial. Fueron casi 20 minutos de espanto.

A esa hora, la mayoría de los heridos habían sido asistidos y trasladados a los hospitales de la zona. Y el hall de la estación dejó ser una sala de emergencias improvisada. Sólo quedaba el personal del SAME, los bomberos que volvían empapados en sudor a sus unidades y los policías que alejaban a los curiosos de la estación.

La formación del Sarmiento impactó a las 8.32 contra la barrera de contención final del andén 2 tras sufrir, aparentemente, un problema en los frenos. Los pasajeros denunciaron que el tren circulaba muy rápido. “Un tren que venía de Moreno se quedó sin frenos, descarriló y chocó contra la estación, no contra otro tren”, contó Paula, una de las pasajeras, por Radio Mitre. Otro pasajero, Emanuel, que viajaba de Morón a Once para ir a trabajar, contó a Clarín.com que se sintió un fuerte impacto y que la gente comenzó a caerse una encima de la otra, en medio de gritos de desesperación.

En los hospitales, los heridos contaron detalles del accidente.Clarín.com reunió testimonios de los protagonistas de la tragedia.

El secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi hizo una sola aparición pública. “Puede haber víctimas”, había dicho. Sobre el accidente, explicó que el tren impactó contra el paragolpes de la estación a 20 kilómetros por hora. Ya no se lo volvió a ver más hasta que esta tarde compareció ante los medios para dar detalles de la tragedia y esquivar responsabilidades.

Por su parte, los gremios ferroviarios salieron a acusar a la empresa como responsable del accidente: hablaron de desidia y desinversión. Pero advirtieron que habrá que esperar los peritajes para conocer las causas específicas del accidente de hoy. No obstante, el delegado de los trabajadores de la línea Sarmiento, Rubén Sobrero, aseguró esta mañana que los frenos de la formación habían sido revisados anoche en el taller de (la localidad bonaerense de) Castelar. “Por lo que tenemos entendido, esta formación salió bien del taller”.

El Gobierno porteño informó que trabajó personal de Defensa Civil y 25 móviles de la Policía Metropolitana en conjunto con 30 móviles de la Policía Federal. Desde la Subsecretaría de Emergencias de la Ciudad también trabajaron las direcciones de Logística y Guardia de Auxilio con otros seis móviles.

El titular del SAME, Alberto Crescenti, confirmó que dos chicos fueron trasladados de urgencia al Hospital de Niños en uno de los helicópteros que participó del operativo. Y que otro menor de edad falleció. Médicos y bomberos intentaron trasladarlo en una camilla, pero el nene colapsó en la estación e intentaron reanimarlo en medio del hall.

Imágenes como estas se quedaron clavadas en los ojos de los sobrevivientes, en los curiosos y empleados de la estación. Allí, cerca de la 1 de la tarde y cuando nadie lo esperaba, desde los fondos del andén aparecieron médicos gritando. Habían sacado a una última mujer de los vagones y estaba con vida.

POR MARÍA ARCE Y MARÍA SOL FABI, Clarin, Argentina, 22/02/12 – 23:07

 

El vídeo del choque se puede ver en este enlace:

http://www.clarin.com/sociedad/Testimonio-horror-video-choque_0_650935117.html

Read Full Post »

En varios lugares del mundo se están popularizando ataques ,contra atractivas jóvenes, con ácidos a sus rostros para desfigurarlas o dejarlas ciegas de por vida. En algunos casos son por enamorados rechazados, otros son venganzas de terceros y ahora, como vemos en un reciente reportaje mas abajo, están asaltando a jóvenes con jeringas llenas de ácido, en vez de usar las armas convencionales como cuchillos o pistolas.

Quienes cometen este tipo de delitos aprovechan de que para muchas mujeres, en estos tiempos, su belleza o atractivo físico, es lo único importante para conseguir  pareja o hasta buenos trabajos. Por tanto, las atacan con ácido para causarles el mayor daño posible a su belleza física actual y hasta les pueden causar ceguera permanente de uno o los dos ojos.

Lo que podría recomendar, como un amigo desinteresado a las mujeres que son potenciales de ser nuevas victimas es que no sean tan ostentosas, soberbias o vanidosas por su belleza física con las personas de su entorno. Asimismo mantengan en reserva su vida privada y cuando busquen una pareja escojan bien y no lo hagan de manera equivocada, -superficial o interesada-, como suele ocurrir frecuentemente en la actualidad. No le den motivos a los irracionales ni fuego vengativo a los envidiosos.

Hasta siempre.

CTsT.

****************************************************************************************************************************************************************

En el 2008, el mundo de Katie Piper se hizo añicos y ella se quedó con desfiguración facial severa después de un ataque violento  con ácido, organizado por su ex novio. 

La chica de 27 años de edad, que ahora dirige su propia fundación de caridad para ayudar a las personas que viven con desfiguración, impresionó  a su llegada al hotel Savoy, entre toda una serie de personalidades de la televisión.

Abajo vemos un video de Katie  Piper:

Ahora si veamos esta noticia de un asalta con jeringa de ácido -hace pocos días- que felizmente no llego a efectivizarse, en Colombia:

La joven pudo ser atacada con químicos. La Personería pide tipificar el delito.

La jeringa apuntaba directo al rostro. Aterrorizada, Katherine Caro no dejó de mirar la sustancia rosa y espumosa con la que la amenazaba.

-Dame todo o te lo echo en la cara-. Fue lo que le dijo el hombre moreno, quien no aparentaba más de 30 años.

Eran las 5:30 de la mañana de ayer y Katherine no tenía a quien pedirle auxilio.

-No me haga nada-, fue lo único que alcanzó a decirle antes de pasarle el bolso en el que además de unos pesos llevaba unos cuadernos de sus clases de derecho en la universidad Luis Amigó.

“Lo que más me preocupa es que cerca al lugar donde me atracaron (en la avenida 80 con carrera 65), hay un CAI de Policía, pero ningún agente se veía por ahí”, se quejó la joven de 22 años quien instauró denuncia ante la Fiscalía.

A pesar de que las autoridades conocen la situación y se comprometieron a buscar al sospechoso, Katherine tiene temor de volver a salir. “Ya no me siento segura”, dijo.

El pasado fin de semana una menor fue víctima de ataque con ácido en Rionegro, al Oriente de Antioquia. Ella también teme salir a la calle desde entonces.

“Ser víctimas de estos hechos genera en las mujeres el pánico a los espacios públicos”, explicó Mónica Valencia, coordinadora de Derechos Humanos de la corporación Vamos Mujer.

Para Valencia, cualquier agresión en contra del género femenino busca -además del daño en el cuerpo- afectar toda su integridad: “Sobre todo aquellos que van dirigidos -como en estos dos casos- hacia el rostro, pues para ellas es parte de la identidad”, dijo.

Para el personero de Medellín, Jairo Herrán, el delito de agredir con ácido a las personas debe ser severamente castigado ya que es tan grave como un asesinato.

“Es una modalidad que se viene extendiendo y hay que buscarle tratamiento. Primero hay que identificar las sustancias y controlar su expendio. Por otro lado, se debe reformar la normatividad donde se establezca una penalidad significativa para los victimarios”, manifestó.

Según datos de la Personería en el 2011 se presentaron cinco casos en Medellín . Por lo menos dos de esos tenían fines delictivos como el que sufrió Katherine, mientras los otros eran por conflictos pasionales “casi siempre están presididos por amenazas, por eso hay que hacer campañas pedagógicas para evitarlos”, dijo Herrán.

Mientras esto sucede, Katherine, aun con miedo, espera que capturen a su agresor.

* Yeison Gualdrón, Redactor de EL TIEMPO (23 Febrero 2012)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: