Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12/02/12

Estos son temas que ha veces no los tratamos con la debida importancia ; a pesar de darse casos en todo el mundo, y dejamos que en muchos países del mundo se explote a seres humanos como si fuesen esclavos; aprovechándose de su pobreza, de ser engañados -incluso por algunos familiares o amigos despiadados, y caen en manos de mafias organizadas y criminales.

Aquí presento algunos reportes recientes de la BBC. Posteriormente detallare este punto, de acuerdo a las cifras oficiales o de otras fuentes serias para tener una idea global de lo que pasa en nuestro mundo actual que si bien tiene grandes avances tecnológicos y una serie de obras materiales maravillosas; pero el egoísmo, indiferencia e injusticia de un gran sector de personas con poder político y económico es tan grande que no quieren solucionar este problema dejando que muchos seres humanos sufran de esclavitud contra su voluntad desde las diversas formas existentes.

Carlos Tigre sin Tiempo (CTsT)

*************************************************************************************************************************************************************

Denuncian esclavitud moderna en el corazón de Europa

Última actualización: Viernes, 3 de febrero de 2012
Vagabundo
Los criminales recogen a hombres que se encuentra en situación vulnerable bajo falsas promesas.

Grupos de delincuentes que pertenecen a las comunidades nómadas británicas e irlandesas han estado transportando hombres británicos al exterior para hacerlos trabajar como virtuales esclavos.

Una investigación de la BBC encontró por lo menos 32 víctimas en esta situación.

La Comisión Europea describe el hecho como esclavitud moderna y señala que se trata sólo de la punta del iceberg.

Se confirmaron casos en seis países europeos, entre los que se incluye Suecia, Noruega y Bélgica.

Las pandillas recogen a hombres que se encuentra en situación vulnerable, viviendo en las calles británicas, frecuentemente padeciendo problemas de alcohol y de drogas.

Se les promete trabajo bien remunerado, pero luego se les traslada al exterior donde son forzados a trabajar largas y duras horas asfaltando o pavimentando carreteras por muy poco dinero o nada.

La BBC conversó con uno de los hombres que llegó al puerto sueco de Malmo junto a otros dos británicos que no tenían techo cuando fueron recogidos. Pidió no ser identificado temiendo por su seguridad.

Los hombres trabajaron 14 horas al día con muy poca remuneración o sin pago y viviendo en condiciones terribles y hacinados. Estaban demasiado asustados para escapar hasta que la policía sueca les ofreció ayuda.

“He visto a personas amenazadas con hachas”, señaló. “He visto como los han pateado y golpeado. A mí casi me lanzan desde un vehículo en movimiento. Es una situación muy tensa. Uno espera lo que pueda pasar después”.

“Apuntando a los más vulnerables”

La comisionada europea para Asuntos Internos, Cecilia Malmstron, teme que estos casos sólo sean solo una muestra de una situación más grave y compleja.

“Es un crimen horrible y es esclavitud moderna”.

“Están utilizando a gente muy vulnerable y especialmente durante tiempos económicos duros, gente que ha perdido sus empleos, que no tienen dónde vivir, que han sido expulsados de casa por sus familiares. Tenemos que actuar con más fuerza de lo que lo hemos hecho. Es sólo recientemente que nos hemos dado cuenta de la magnitud del problema”.

El gerente responsable sobre tráfico humano en la Oficina Europea de Policía (Europol), David Ellery, dice que las pandillas de nómadas han estado cometiendo esos actos criminales durante mucho tiempo.

“Han estado atacando a los vulnerables en la sociedad, obligándolos a trabajar, pero los casos no están categorizados como tráfico humano. El trabajo se hace normalmente en el norte de Europa donde trabajan en zonas rurales, concentrándose en conseguir víctimas locales de edad avanzada”.

“A estas personas se les intimida a pagar por un trabajo considerable así que el crímen es doble; explotación de las victimas y estafa de la personas que paga”.

Un informe sobre tráfico humano en Suecia, publicado en 2010, encontró 26 reportes sobre tráfico humano no relacionados con el sexo. “En especial, se trataba de británicos e irlandeses haciendo y trabajos de pavimento en Suecia”.

“Las víctimas no suelen denunciar personalmente que han sido víctimas de tráfico humano porque muchas veces no tienen confianza en las autoridades que administran justicia y tienen miedo de sufrir represalias”.

Una realidad brutal

Oliver Hayre, de 22 años y del condado inglés de Lincolnshire, murió en un incendio en una caravana en 2005 después de trabajar bajo condiciones terribles para una pandilla de viajeros durante más de tres meses.

El detective superintendente Guy Collings, quien investigó su muerte, señaló: “Desde mi punto de visto Oliver fue definitivamente víctima de tráfico de una pandilla de individuos que en la práctica lo mantuvieron como rehén, quitándole su pasaporte y amenazándolo con violencia si no accedía”.

Los padres de Oliver quieren que el gobierno británico haga más para detener ese tipo de explotación.

Su padre, Martin Hayre, señaló: “Estamos en el Siglo XXI. Abolimos la esclavitud, pero no lo hemos hecho realmente… mi percepción es que las autoridades se hacen de la vista gorda y la intimidación contra Oliver era real. Le costó su vida”.

Otro informe policial confidencial obtenido por la BBC subraya lo lucrativo que resulta el negocio para las pandillas. Su “cálculo conservador” sugiere que están embolsándose US$5 millones al año en lo que el informe llama “trabajo en negro”.

En 2007 la policía noruega calculó que las pandillas nómadas que operaban en el país escandinavo hicieron más de US$17 millones en un año.

El doctor Aidan McQuiade director de la ONG Anti-Slavery International dice que la investigación de la BBC demuestra que los seres vulnerables son especialmente gente sin hogar.

“Que hombres británicos físicamente en buen estado sean amenazados o obligados a trabajar sin pago y a vivir temiendo por su seguridad refleja la realidad brutal de la esclavitud moderna”.

McQuiade indica que el gobierno de Reino Unido y de otros países debería hacer mucho más para combatir el problema. Eso ciertamente está en la agenda de la Comisionada Malmstrom. “Esto no es digno de suceder en la Europa de hoy”, señala, “y deberíamos hacer todo lo posible para impedirlo”.

Un portavoz del ministerio del Interior británico dijo que “el gobierno está comprometido a enfrentar el tráfico humano e impedir el daño que causa a los miembros vulnerables de nuestra sociedad”.

Por su parte Ivonne MacNamara, directora del Movimiento de Viajeros Irlandeses en Reino Unido indicó que su organización condenó “la esclavitud absoluta y el trabajo forzado en particular porque los viajeros han sido sometidos a la esclavitud a lo largo de su historia”.

************************************************************************************************************************************************************

ESCLAVITUD  EN  ARGENTINA

En Argentina, en operativos realizados el año pasado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), unas 3.000 personas sometidas a trabajo esclavo fueron descubiertas en campamentos y talleres clandestinos en condiciones infrahumanas. El organismo inauguró este mes una exposición fotográfica en su sede en Buenos Aires para mostrar este flagelo. Fotos: cortesía de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Otra empresa rural, en la provincia de Corrientes, obligaba a sus 21 trabajadores a dormir en un autobús abandonado. 14 de ellos no estaban registrados ni tenían acceso a baños, agua o energía eléctrica.

 En el allanamiento de otro campamento en la misma provincia de Córdoba, fueron descubiertos 29 recolectores de olivas trabajando en condiciones precarias y sin herramientas adecuadas. También percibían ingresos por debajo del mínimo establecido por ley. Delitos como evasión previsional prevén penas de dos a seis años de prisión.

Estos trabajadores de una plantación de frutas y hortalizas, de una zona de la provincia de Santa Fe, fueron hallados por inspectores viviendo con sus familias en casas de paja y pisos de tierra. Utilizaban como baños estructuras armadas por palos de madera y nylon. El agua de uso corriente la mantenían en baldes.
Menores de edad fueron encontrados en una localidad de la provincia de Buenos Aires en condiciones mínimas realizando jornadas laborales de doce horas y obligados a dormir en el mismo lugar donde desempeñaban su trabajo. Los empleadores fueron denunciados por la AFIP por trata de personas.
Las empresas allanadas empleaban un gran número de personas indocumentadas y extranjeras, sobre todo bolivianos. Durante otro operativo de la AFIP en la provincia de Río Negro, los inspectores encontraron en una empresa a ocho mujeres que trabajaban dentro de una habitación sin picaporte, ventanas o ventilación alguna.
En la provincia de Córdoba fueron encontrados cinco campamentos con más de 150 trabajadores del campo traídos desde Santiago del Estero (provincia al sureste de Córdoba), quienes eran obligados a trabajar por menos del salario mínimo. Además habitaban en viviendas de apenas dos metros de alto y metro y medio de ancho. Si bien disponían de duchas, algunos empleados mencionaron que las mismas no tenían agua.
Los diferentes operativos realizados por las autoridades dejaron en evidencia que el “trabajo esclavo” persiste en Argentina. En las empresas inspeccionadas se descubrió que el bajo pago de salarios y la falta de cobertura social; en varios casos además los trabajadores estaban sometidos a condiciones inhumanas. La AFIP ya inició acciones judiciales contra las compañías donde se encontraron casos de este tipo.
(Textos Damián Pachter/ BBC)
**************************************************************************************************************************

Una ventana al drama de la esclavitud en Brasil

Gerardo Lissardy

BBC Mundo, Río de Janeiro

Viernes, 13 de enero de 2012

Para entender por qué en Brasil los negros y mulatos han pasado a ser mayoría pero aún viven mucho peor que los blancos, tal vez habría que comenzar visitando una vieja casa de la zona portuaria de Río de Janeiro.

En la vivienda ubicada en el 36 de la calle Pedro Ernesto, los propietarios hallaron por azar hace 16 años que vivían sobre un antiguo cementerio de esclavos muertos al llegar a Brasil.

Ese lugar se convirtió así en un sitio de investigación histórica y arqueológica que según los expertos ofrece una mirada única en Sudamérica al drama de la esclavitud y su legado.

Se han concluido estudios de laboratorio inéditos para conocer de qué regiones de Africa llegaron los “negros nuevos” de Brasil y también se constató que estos eran tratados literalmente como basura al morir.

“Este legado es una historia de dolor y sufrimiento que está presente en la sociedad brasileña”, dice Cláudio Honorato, del Instituto de Investigación y Memoria Negros Nuevos (IPN por sus siglas en portugués) a BBC Mundo.

Desigualdad ayer y hoy

Brasil fue el último país de América Latina en abolir oficialmente la esclavitud, en 1888.

Se estima que entre los siglos XVI y XIX, llegaron al país más de tres millones de esclavos desde África para trabajar en plantaciones de azúcar, café y minas de oro.

Eso dejó una huella imborrable en Brasil, en la cultura, religión y diversidad racial de una sociedad que hoy suma 190 millones de personas.

Según datos preliminares del censo 2010 difundidos en noviembre, por primera vez una mayoría de brasileños (50,7% ) han pasado a definirse a sí mismos como negros o mulatos, mientras una minoría (47,7%) se declaran blancos.

Pero las desigualdades aún son enormes: los blancos en Brasil ganan en promedio casi el doble que los negros y en algunos lugares como Salvador hasta 3,2 veces más, notó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

“Así como los esclavos eran traídos para servir como mano de obra y eran los últimos en la escala social, todavía percibimos en las poblaciones afro-descendientes (…) una cierta discriminación de la sociedad”, sostiene Honorato.

“Eso es una herencia de la esclavitud”, agrega

“Insisten en olvidar”

Cementerio de esclavosLos arqueólogos siguen hallando restos de enterramientos.

El cementerio de los Negros Nuevos fue redescubierto cuando se hicieron obras al fondo de la casa de la calle Pedro Ernesto y aparecieron los restos: primero creyeron que eran de perros, después supieron la verdad.

La propietaria del inmueble, Ana Maria de la Merced, asegura a BBC Mundo que llegó a juntar “cuatro cajas grandes de huesos en menos de una hora”, restos de adultos y niños.

Cuando un amigo les comentó que podía tratarse de un viejo cementerio de esclavos, el impacto fue grande: los hijos de Merced querían mudarse y la primera noche hubo “mucho miedo y tristeza”, recuerda la mujer.

Pero con el tiempo se habituaron a convivir con el hecho y ahora Merced participa activamente del IPN, con sede al lado de su casa, como un desafío personal. “Es una historia que insisten en olvidar”, afirma, “pero no los dejo mientras estoy viva”.

Una cancha de fútbol

Júlio Cesar Medeiros, un historiador que coordina las investigaciones del IPN, explica que el cementerio es el único que se conoce en América Latina exclusivamente para esclavos recién llegados.

De tamaño similar a una cancha de fútbol, el cementerio funcionó entre 1769 y 1830, próximo al lugar donde se vendían los esclavos en Río.

Los datos disponibles señalan que ahí sepultaron a más de seis mil esclavos, aunque se cree que fueron muchos más porque varios registros se destruyeron.

“Esto nos ofrece una ventana para ver a la población tal como llegaba de África, de individuos muy jóvenes, de diferentes orígenes pero todavía poco impactados por el trabajo y el sufrimiento de la esclavitud”, explica Sheila Mendonça de Souza, bioarqueóloga de la Fundación Oswaldo Cruz.

De dónde vinieron

“Esto nos ofrece una ventana para ver a la población tal como llegaba de África, de individuos muy jóvenes, de diferentes orígenes pero todavía poco impactados por el trabajo y el sufrimiento de la esclavitud”

Sheila Mendonça de Souza, Fundación Oswaldo Cruz

Mendonça y un equipo de científicos de esa fundación concluyeron recientemente lo que se considera el primer estudio de laboratorio de su tipo para conocer el origen geográfico de los esclavos traídos a Brasil.

El estudio, realizado sobre los restos de 30 individuos a los cuales de analizó la relación de isótopos del estroncio en el esmalte dental, indicó que los restos provenían de regiones de África muy diferentes.

Esto corroboró un dato histórico: los esclavos que llegaban a Río tenían una diversidad étnica y geográfica mayor a los llevados a Norteamérica o incluso a Salvador.

De hecho, procedían de regiones cercanas a los puertos de embarque pero también eran capturados en el interior mismo de África.

El estudio no logró concluir exactamente cuáles eran esos sitios, por falta de datos comparativos en África, pero se cree que mayoritariamente se trataba de la zona central del continente y partes del sur o noreste.

La diversidad de su procedencia “es importante porque ellos tenían un modo diferente de ver la vida y comprender la muerte”, explica Medeiros.

“Basura de la sociedad”

Las investigaciones en el cementerio también han permitido conocer el trato que recibían los cuerpos de esos “negros nuevos” muertos al llegar o en viaje a Brasil.

Los cadáveres eran lanzados en fosas comunes, que después se abrían para esparcirlos y quemarlos, relata Reinaldo Tavares, un arqueólogo del Museo Nacional de Río de Janeiro que trabaja en el cementerio.

En el mismo lugar aparecieron también fragmentos de cerámicas, vidrios y hasta deshechos de cocina.

“La sociedad también creyó que podía tirar su basura dentro del cementerio, porque el ‘negro nuevo’ era visto como basura de la sociedad”, dice Tavares.

Algunas investigaciones científicas aún están en curso y otras pendientes.

Por ejemplo, Mendonça cree que los restos de “negros nuevos” podrían contrastarse con los hallados en otros lugares de esclavos que vivieron más tiempo en Brasil, para ver el impacto físico de los maltratos que recibían.

Pese a toda la importancia histórica y simbólica del cementerio, su existencia aún es ignorada por una enorme cantidad de brasileños.

“Si fuese en cualquier país de Europa, seguramente tendría una visibilidad mayor”, dice Medeiros. “Aquí en Brasil, este cementerio ha sobrevivido a duras penas: tiene pocos recursos y hemos luchado mucho para mantener este espacio abierto”.

  

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: